Comunidad

Asociación social y Cultural La Floresta

La Asociación Social y Cultural La Floresta fue fundada en 1897 y es hoy, el club de barrio más antiguo de toda la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ubicada en la esquina de Avellaneda y Chivilcoy, nació como una mutual creada por un grupo de italianos vecinos del barrio con el objetivo de brindar atención, especialmente en la parte médica.

14 de agosto de 2015
2881

Para recorrer históricamente este espacio nos reunimos con José Luis Sánchez, secretario de la institución. Sobre los orígenes de La Floresta, José Luis cuenta “La personería jurídica la otorgó el presidente Julio Argentino Roca en el año 1900. Primero se implementó la fase social y deportiva, con la construcción de la cancha de bochas. Luego se la retiró y allí se armó la pileta de natación que hoy en día es de uso social para vecinos y además se brindan becas a escuelas públicas para que la usen niños de bajos recursos. Además donde antiguamente había un jardín con tilos se preparó una cancha de futbol pedagógica, la cual estuvo a cargo a partir del año 1990 el ex jugador de Boca Juniors, Carlos “Mono” Navarro Montoya”. En el club también hay mucha actividad ya que funciona la biblioteca, dos o tres días por semana, dependiendo la época, la cual ahora está en proceso de restauración. Además hay talleres de salsa, gimnasia, yoga, tango, taekwondo y demás. Por supuesto de diciembre a marzo está la actividad de pileta recreativa y las canchas de futbol. Al respecto, el secretario remarca “Uno de los puntos importantes de la agenda de la Asociación son los eventos que realiza la Junta Social de Historia y Cultura de Floresta que depende de la misma junta de la Nación. Se realizan charlas, eventos sociales y culturales cuando hay alguna presentación, muestra y actividades dentro de diferentes temáticas los cuales se llevan a cabo en el salón de actos”. En estos años el barrio se fue modificando con el advenimiento de los edificios y, tal vez un poco más, por la afluencia de locales comerciales y, durante todo este tiempo, José Luis, como vecino del barrio y como miembro de La Floresta, fue testigo de este cambio. A propósito nos cuenta “hace 20 años que soy el secretario del club, pero este mi último. Aquí vengo de toda la vida, estudiaba en la escuela de en frente, parábamos con los amigos en la plaza  de Avellaneda, esto es una prolongación de mi propia vida”.

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!

Nosotros recomendamos