Inmobiliarios

Marcelo Propiedades: No hacemos publicidad

Marcelo Propiedades continuó el diálogo con el Portal Avellaneda y habló del tema inmobiliario, las propiedades que buscan los comerciantes para levantar sus negocios y comercializar sus prendas, los nuevos hábitos de las comunidades boliviana y coreana y, por último, agregó un bocadillo sobre el tema talleres clandestinos por la zona.

08 de diciembre de 2015
Facundo Landó
1355

-¿Hay alguna característica o especificación por la cual los clientes vengan a pedirte una propiedad en particular, tiene que ser así con tantos metros cuadrados y con ventanas grandes, por darte algún ejemplo?

-Mucha gente coreana y boliviana buscan casas para trabajar. Yo lo que alquilo es esencialmente las casas solo para viviendas. En fin, la colectividad coreana, hace ya muchos años, comenzó a separar la hacienda del lugar de trabajo, mientras que los bolivianos entendieron que también tienen que vivir en un lugar y trabajar en otro, porque si no ocurren los  hechos desafortunados que se dan a conocer en las noticias, incendios, muertes, entre otros.

-Cada vez hay más medios de difusión, contános ¿Cómo adquirís más y más clientes en este mercado?

-La gran mayoría de la gente que nos viene a ver y nos ofrece, en muchos casos, casi todo el capital que tienen para poder rentar algo y nos lo confían es porque vienen recomendados por alguien. Yo no hago publicidad, ni en revistas ni diarios. He visto que las publicidades desmedidas en tele y radio después terminan siendo algo que te endeuda si no te va bien en el negocio. -En todos mis años en esta profesión, jamás tuve un problema personal con los inquilinos ni nada por el estilo. Una sola vez hace 3 años clausuraron la inmobiliaria por no tener pegada en la vidriera una boleta paga. Ese fue el único inconveniente que tuve en mis 36 años de trayectoria.

-La comunidad boliviana está mutando sus parámetros y actos, ¿Cuál pensás vos que es la causa de este cambio?

-Se los está persiguiendo, con razón, para que no vivan donde trabajan o trabajan donde vivan, que tengan dos propiedades, una de trabajo y otra para vivir. Principalmente por los chicos, lo de la cama caliente, los talleres clandestinos y las innumerables denuncias de la ALAMEDA, son moneda corriente por la zona. Según dichos de la ALAMEDA, en el último tiempo llevan detectados más de 130 talleres clandestinos.

-Un tema no menor, los talleres clandestinos tienen costos muy pero muy inferiores a los talleres que tienen sus ventas en blanco, que pagan alquileres, impuestos más el IVA. Algo a remarcar es que es muy dispar el costo entre los que quieren hacer las cosas bien, trabajan en blanco, y los que no. La brecha entre los dos es muy grande y esto genera que no se le pueda competir a los que trabajan en negro.

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!