La Avenida

La mayor deuda en Latinoamérica

La pandemia muestra demasiadas grietas que no se hicieron demasiado visibles hasta este terrible momento. Las deudas en infraestructura no solo son edilicias. El mayor déficit se encuentran en los individuos que no son capaces de comprender un Estado de Derecho.

07 de junio de 2020
Lic. Mario Cohen
265

Estado de derecho con deberes y garantías cumplir las normas que hacen a una sociedad también la debe cumplir los que ejercen los cargos públicos. Los modelos que muestra la pandemia en Sudamérica son elocuentes por su tragedia. Países como Chile, Perú, Uruguay, Brasil y Argentina son muestras acabadas de la enorme deuda que dejan negociados, narcotráfico e improvisación en las distintas comunidades que se parecen bastante entre sí. 

El ejemplo de Chile durante años se preocuparon por la macroeconomía. Que no hubiera déficit fiscal y que el país se transforme en exportador para que puedan acceder a las divisas que son necesarias para el funcionamiento de otras áreas como las petrolíferas o medicamentos e insumos que no son fabricados en el país y que se necesitan dólares para importarlos. Los últimos episodios de violencia en el país demostraron las inequidades en el sistema distributivo, en el acceso a la educación y al sistema de salud extremadamente precario. En este país la pandemia está haciendo estragos puesto que el sistema sanitario está casi colapsado. 

El modelo brasileño con un presidente que deja bastante que desear en cuanto a su comportamiento personal y dichos lleva la connotación de una falta de respeto a las leyes e instituciones públicas presentándose en más de una vez sin barbijo al punto que dos de sus principales ministros como Moro de justicia y el ministro de salud Nelson Teich luego de 28 días de cargo presentaron sus respectivas renuncias. Brasil suma más de 30 mil muertos y más de 300 mil contagios. La desigualdad es abismal en todo lo que se refiere a educación y salud. Lo mismo sucede con la relación de los ciudadanos y el Estado. La vida corre por la marginalidad y la improvisación económica. Aunque sea el mayor exportador de la región las desigualdades sociales que muestra y la cantidad de individuos que la padecen las favelas no disminuyeron con el gobierno de Lula, ni menos aún con Vilma peor aún con Bolsonaro muestra la escena presente de esta pandemia que arrasa ese país. 

Perú es el evento más terrible de la pandemia, casi 200 mil infectados y más de 4700 muertos. Casi colapsado su sistema sanitario en las posibilidades hospitalarias y también desde la cantidad de médicos que puedan atender. Llegan al 97% de la cantidad de camas UTI. Al límite de decidir quién va ocupa una cama es el que tiene mayor probabilidad de sobrevivir. La cuarentena comenzó mucho antes que en Argentina sin embargo una ciudadanía no apegada a las normas vive todo este tiempo por medio de las coimas a las autoridades públicas porque nunca pudieron apegarse a las normas que implica una cuarentena. Sobornan a las autoridades y las mismas se dejan comprar. Nada puede funcionar en una sociedad anómica, donde el contrato social y privado dejan de existir por el que corre más rápido hacia un atajo y toma la ventaja. 

Uruguay es la frutilla del postre una sociedad mucho más pequeña pero mucho más avanzada en cuanto a normas y educación. El covid 19 no tuvo tanto éxito en diezmar a esa comunidad. El número de contagiados hasta la fecha son 864, fallecidos 23. 698 recuperados. Los términos comparativos son elocuentes.

Una sociedad se apega a las normas cuando entiende que no es posible vivir en un marco de anarquía en donde cada uno decide qué es lo que quiere hacer….

Argentina presenta su pobreza hasta el hartazgo en todas sus dimensiones. Gobernadores que en sus conferencias de prensa en lugar de transmitir tranquilidad e impartir que la ciudadanía obedezca a los poderes públicos hace política de la más barata. Hacen de la tragedia una pelea personal por el poder donde la última instancia es el ciudadano de pié. No presentan datos reales. 

El presidente Fernández “Nos tocó a nosotros” me rompo la cabeza pensando para donde estaban mirando en los últimos 70 años de gobiernos peronistas que hay más de 60 mil personas viviendo solo en una villa, Itatí. Villa Azul se encuentra antes. La pobreza esquelética que presenta La Matanza con años de postergación es el mayor bastión del peronismo. La anomia frente al Estado de derecho rueda por toda la ciudadanía. No importan las clases sociales. Una médica en el Chaco hizo un desastre con el contagio y su falta de previsión a las normas.

La policía en todo el país saca su peor parte. Aunque la realidad es que la cara más monstruosa la presenta la comunidad que no es capaz de apegarse a las leyes entonces suceden los excesos. Vivir en comunidad.

Resulta inverosímil que las personas entiendan solo si y sólo si con un garrote en la mano porque la falta de apego a las leyes denotan la peor de las caras la falta instrucción civil para vivir en comunidad….

Comentarios

Aún no hay comentarios sobre la nota. ¡Sé el primero en comentar!